Querida Estación


Te daré la bienvenida, como al resto de tus compañeras, pero he de reconocer que no termina de convencerme que llegues de tal manera a intrometerte en nuestros estados, físicos y mentales. Aun así te respeto y me acomodo a mi nuevo armario, aquel con el que lucho diariamente para encontrar un hueco, para encontrarte un hueco. Porque eres más aparatosa y voluminosa que las demás, no te conformas con poco no, y exiges espacios amplios, muy amplios. Por cierto me permito el lujo de tutearte porque 20 años creo que son suficientes para romper esa cordialidad del “usted” (que por cierto nunca me ha gustado, se gana en distancia y yo creo más en la cercanía. No me considero irrespetuosa por ello).
Siempre he pensado que te debemos caer muy mal, los humanos, cubriéndonos siempre con capas y llenando nuestros lugares de residencia y trabajo (los que podemos) de aparatos que escupen calor para rechazar tu lema: “el frío”. Debe ser difícil intentar caer bien con esa aspereza que te caracteriza y esa temperatura tan inferior a la ordinaria del ambiente.
Aun así, diré que encuentro en tí un lado positivo, porque haces que los abrazos sean más intensos, los cuerpos se conviertan en abrigos…Infundas pasión y amor entre nosotros, en los momentos más íntimos.

P.D: En mi lista de deseos para el próximo año he pedido que te cubran con otro color más alegre. El gris me entristece y te hace aun menos llevadera.

Anuncios

~ por unabrirycerrardeojos en diciembre 23, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: