El yin del PP

EMMA VAQUERO MARTÍN MADRID 21/01/12

No es él quien abre la puerta, sino una mujer que por su acento, entiendo no posee ningún vínculo familiar con nuestro entrevistado. Me señala el salón, como lugar de espera y a lo largo del pasillo ya se aprecia la atracción por la cultura y la pintura de esa familia muy conocida en el ámbito de lo profesional y menos en el ámbito de lo personal. Numerosos cuadros y retratos cuelgan de las paredes de un céntrico octavo piso de Madrid, además de fotografías con cada uno de sus tres hijos. En la mesilla un libro: “La mirada del otro”, de Fernando García Delgado; y según muestra el separa páginas se encuentra ya muy avanzado. Entonces su entrada triunfal responde a su habitual imagen televisiva, ahora real. Aparece cojeando debido a su estado convaleciente tras una intrascendente operación en la rodilla. Trajeado, pero sin corbata, algo raro en él ya que su gusto por este complemento masculino es notable en la mayoría de sus apariciones televisivas y reconoce elegirlas él mismo bajo el consenso o en ocasiones disenso, de su compañera Margarita Saenz Díaz. Muchos le consideran un hombre de aspectos fuertes pero él se considera una persona que apuesta por lo humano, lo racional y lo emotivo, aunque un matiz no se le escapa: en lo que cree, cree mucho. 

 

 

Dedicado al periodismo el barcelonés Enric Sopena, desde muy joven no ha hecho otra cosa en la vida, y es que aunque la fuerte pasión y dedicación por su trabajo le expropie de muchos privilegios, y en situaciones le suponga cabreos esporádicos, disfruta haciendo lo que hace. Su atracción por analizar la política española le lleva a pensar que en el caso de no haberse dedicado al periodismo habría hecho lo propio como político, o incluso como historiador y también como abogado. Pero a los doce años este profundo antifranquista y de ideología claramente izquierdista y progresista, ya demostró sus dotes periodísticas entrevistando a importantes personalidades como Di Stéfano o Kubala en un periódico, entonces escrito, conocido como “El Futbolero”. Y digo “entonces escrito”, porque actualmente Enric es director de un periódico digital: “Elplural.com”, con cincuenta mil lectores diarios. El paso de la prensa tradicional a la prensa digital no le ha supuesto grandes cambios ya que según afirma ambas formas de trabajo son básicamente lo mismo además de ser complementarias y no contradictorias como muchos piensan. Cambian las formas e instrumentos pero el contenido, el fondo, es el mismo o al menos ese es el patrón que deberían seguir según él todos los medios de comunicación. Su periódico se define como “progresista”, y con total seguridad y confianza en sus palabras, algo que ha manifestado a lo largo de la entrevista, Enric desglosa la intención de su noticiero enmarcándolo en el perfil de una sociedad con una visión más amplia y más tendente a la igualdad y humanidad además de desvelar en muchas ocasiones la misión del periódico de compensar un desequilibrio a favor de la derecha. Se empeña en recalcar que la derecha a diferencia de la izquierda (salvo excepciones) siempre tiene quien le escriba y esto ejerce un fuerte poder de comunicación sobre los amplios sectores de la sociedad.

 

Con más de medio siglo, entre sus diferentes puestos ha ocupado los de redactor, redactor jefe, jefe de informativos, director, tertuliano, en lugares conocidos como TVE donde se puso al mando de los informativos y no tan conocidos como “Radio Barcelona” o “Diario de Barcelona” donde comenzó a hacer sus primeros pinitos como recién licenciado. Pero lo que le ha llevado a la fama y a estar en boca de muchos han sido sus recientes apariciones televisivas en debates políticos de  programas como “Día a día” de Maria Teresa Campos, “59 segundos” de TVE o “La Noria” con Jordi González como presentador e Isabel Durán o Alfonso Rojo como sus rivales contertulios y María Antonia Iglesias como apoyo ideológico.

La han acusado de pertenecer al Opus Dei aun conociendo sus actuales posturas ateístas y ante esto, Enric no se avergüenza ya que gracias a su exigua vinculación con esta institución pudo reconocer lo positivo y lo negativo de la misma. Eran otros tiempos en los que la Iglesia parecía abrirse caminos y abandonar las ideas nefastas que encuentra Enric en ella, históricamente hablando. Además como amante del trabajo exhaustivo, contrastado y también de lo académico descubre en esta institución el gusto por hacer bien las cosas, lo cual expresa agradarle considerablemente.

Sus ideas contundentes las consolida con los continuos gestos faciales y corporales, bien con un continuo abrir y cerrar de ojos, marrones y algo caídos, presionándolos incluso para recordar acontecimientos pasados o hilar correctamente el argumento de la conversación, o bien con el marcado movimiento de manos puntualizando aquellas palabras que merecen el énfasis requerido. Enric mantiene el negro azabache de sus cejas creando un fuerte contraste con el blanco de su acicalado cabello y sus gafas, en continuo vaivén, parece utilizarlas más para apoyar su dialéctica que para corregir sus posibles deficiencias visuales. 

                                                                                             

Amante del fútbol y con un hondo sentimiento culé considera que lo único bueno que tiene Rajoy es que al igual que él, es aficionado a este deporte por el cual, hace unos días sufrió la operación que evocan sus repetidas muecas de dolencia. Pocas veces resaltará algo positivo del sector popular español, y cuando lo hace o le presionan para hacerlo siempre saca  el “ying” de su interior porque dentro de lo positivo que pueda haber en el partido que gobierna a España, o en su líder, Enric siempre encuentra algo negativo. Según sus declaraciones encontramos pruebas de ello en el mismo Rajoy que aficionado al fútbol, su pluralidad como socio (siéndolo del Pontevedra, del Celta de Vigo, del Madrid y de La Coruña), le define perfectamente, lo cual dice significar que juega a todas las cartas.

El tiempo libre de Enric Sopena Daganzo, es limitado, pero cuando lo tiene lo invierte en otras de sus preferencias deportivas como son el tenis, y montar en bicicleta, además de estar con su mujer, con quien comparte más en el ámbito profesional que en el personal, ya que según nos cuenta su relación es abierta y liberal. Además, la lectura es otra de sus grandes pasiones junto a la de viajar y seguir manteniendo las amistades.  

Enric se despide dejando en mis manos uno de sus “manifiestos ideológicos”: “La EsPPaña de Rajoy”, cómic escrito por él mismo en 2008, en el que según dice, se cuenta toda la verdad sobre la España de Rajoy de forma clara y humorística. Y como la mayoría de nosotros, Enric Sopena también guarda ciertos miedos y más en los tiempos que corren, pero esta última conversación, sintiéndolo enormemente, se convirtió en mi primer off de record.

Anuncios

~ por unabrirycerrardeojos en febrero 10, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: