Magia.

•octubre 16, 2011 • Dejar un comentario

El “Sembrador de Estrellas ” es una estatua que está en Kaunas, Lituania. Durante el día puede pasar desapercibida, como muestra la foto. Un bronce más, Herencia de la época soviética: Dia

Pero cuando la noche llega, La estatua justifica su título. Como dice su nombre pasa a tener sentido.  Noche:

Igual que una estrella, se esconden los secretos y los sueños. Inocentes y vergonzosos, se esconden durante el día para dejarse ver solo por la noche, en la oscuridad más profunda, donde solo el más hábil sabe buscar, y encontrar por supuesto. Las noches de luna llena para ellos son algo peligrosas, pueden que alguien les vea, y no quieren ser vistos facilmente.

Y solo el que los encuentra por la noche, encuentra también el mérito de haberlo hecho, porque supone esfuerzo y delicadeza encontrarlos entre tropiezos e invisibilidad. Muchas son las calles que deben recorrer y muchos los gritos para captar su atención. Alerta con los cinco sentidos.  Como dije, son vergonzosos, pero si notan las vibraciones justas y necesarias son capaces de demostrar su brillo hasta en la noche más oscura.

Busca tu estrella, su secreto más profundo y su sueño más enloquecedor y mágico. Hay cosas que a simple vista no se ven…

Anuncios

Paraíso mental

•octubre 4, 2011 • 1 comentario

Cargué la maleta de recuerdos perezosos. Aquellos que pretendes llevar contigo y guardar en lo más profundo. Allí donde nadie pueda hurgar e intrometerse, siendo tú creadora y dueña de todo, o casi todo. Entonces saboree la brisa que cada mañana me despertaba. Debía familiarizarme pronto ya que la estancia sería efímera en proporción al tiempo que posteriormente dedicaría a la rutina.

Su magia me envolvió, no se de que manera, pero reconozco que lo hizo de forma distinta a otras ocasiones. Me ausenté y me asusté de la manera en que aquella brisa se apoderó de mí ser y mis pensamientos. Por vez primera (segunda posiblemente) sentí no ser dueña de mi interior y por ello intenté dejarme llevar.

Cuando vi la maleta ahora vacía quise llenarla de todo lo que, ajeno a mis circunstancias se convertía en participe de mis incertidumbres. Al fin y al cabo han sido acompañantes durante algunos días de una etapa más que espero pueda alcanzar su fin al igual que encontró su comienzo. Así pues le dediqué el tiempo merecido a todo ello.

Y entonces observé que las olas son desiguales y forman ondas arenosas en la orilla que al pisar dejan de ser ondas para adquirir una nueva forma. Olí el olor a café y a tostadas al que seguía un “buenos días”. Me apoyé en la barandilla dejando caer mi peso en ella confiando en que por un momento me sostendría en el aire. Al mal tiempo puse buena cara, y al sol le agradecí llenarme de vida y sonrojarme los pómulos. Disfruté de las semejanzas entre el despegue de un avión y la puesta en marcha de una gaviota cualquiera, una de tantas. Rocé mi cuerpo con la arena, minúsculos granitos que difícilmente retiré posteriormente de mis pies, muslos, brazos, uñas… Pasé del paisaje cantábrico y verdoso al cálido y áspero leonés. De la naturaleza a la industria, y de la calma al gentío. De la página 120 a la 380.

Pasé de vivirlo a recordarlo.

UNA VEZ MÁS…

Fronteras…

•octubre 3, 2011 • Dejar un comentario

¿A quién hemos de atribuir la idea de un “orden social”? Podemos decir que la cuestión en sí es muy compleja pero la resumiremos remontándos al siglo XIX cuando los grupos sociales aun no conformados como sociedades encuentran en el tránsito de la vida nómada a la sedentaria unmodo más sencillo de convivir: la división del trabajo, surgiendo el principio de autoridad, responsable si me atrevo de las desigualdades entre los hombres y mujeres.

Jean Jacques Rousseau:  “ El primer hombre a quien, cercando un terreno, se lo ocurrió decir esto es mío y halló gentes bastante simples para creerle fue el verdadero fundador de la sociedad civil. ¡Cuántos crímenes, guerras, asesinatos; cuántas miserias y horrores habría evitado al género humano aquel que hubiese gritado a sus semejantes, arrancando las estacas de la cerca o cubriendo el foso: «¡Guardaos de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos y la tierra de nadie!»”

Refiriéndose entonces Rousseau a la propiedad privada, me vino a la mente la idea de frontera. Y leyendo un libro sobre los tuareg, hijos y dueños del desierto y sin rival en cuanto a sobrevivir en las más desfavorables condiciones, encontre que decían:

“Por fin, al atardecer dle tercer día, encontró despierto al más joven, que inmediatamente quiso saber si se encontrabn muy lejos aún de la frontera.

Gacel le miró con sorpresa:

-¿Frontera?- repitió-.¿Qué frontera? El desierto no tiene fronteras…Al menos ninguna que yo conozca.

-Sin embargo- insistió el otro- tiene que existir una frontera. Está por aquí, en alguna parte…

-Los franceses no necesitan fronteras. Dominan el Sáhara de punta a punta.

El desconocido se irguió sobre el codo y le observó con asombro.

– ¿Franceses?-inquirió-. Los franceses se fueron haceaños…Ahora somos independientes-añadió-. El desierto está formado por países libres independientes. ¿Es que no lo sabías?

Gacel meditó unos instantes.

-No. No lo sabía- admitió confuso-. Ni sabía tampoco que existiera una frontera. ¿Quién es capaz de trazar una frontera en el desierto? ¿Quién evita que el viento lleve la arena de un lado a otro? ¿Quién impedirá que los hombres la ataviese…?”

…Alberto Vázquez Figueroa “Tuareg”

¿Quién?

A 4000 metros

•septiembre 7, 2011 • Dejar un comentario

Despierto con la sensación de algo nuevo, esperado y desconocido. La sensación de saber que será un día distinto al resto. A 30 km de Madrid y a 15 minutos de Aranjuez se encuentra el Centro de paracaidismo de Ocaña de Skydive Madrid.

Se trata de una escuela de paracaidismo que cuenta con un equipo compitiendo tanto a nivel nacional como internacional. ¿Mi misión? Retransmitir en directo un “Salto Tándem”, paracaidas especial para dos personas unido mediante un arnés a un instructor titulado.

4000 metros de altura

200km/h

60 segundos de caída libre

Seguir leyendo ‘A 4000 metros’

Voces

•agosto 25, 2011 • Dejar un comentario

A veces oigo voces.

Me hablan entre sueños. En ocasiones atiendo a sus peticiones, otras no.

Esta vez no se trataba de un sueño. Su voz me incitó a acudir a su madurez y templanza. Me animó a conocerla y esto me ha dado la oportunidad de conocerme.

-Buenos días, encantada- dije con mi voz algo entrecortada por la inseguridad del momento.

Entonces supe que existe la posibilidad de encontrar aun ganas de trabajar en conjunto. Compartimos minutos matutinos, y no lo hicimos solas. Nos acompañaban desde sus casas, trabajos, desde la calle Abastos, Reina, desde los alrededores. Miramos una y otra vez el guión para no equivocarnos, y aun así lo hicimos. Nos equivocamos, caimos y caeremos en el error y errores una y mil veces. Pero aprenderemos cosas nuevas y cumpliremos retos inesperados. Lo sé.

Gracias L.G 😉

Aire

•agosto 23, 2011 • Dejar un comentario

Dejó que la brisa de aquel mes de diciembre les envolviera con aromas hasta entonces desconocidos. Estiró el brazo para que junto al suyo tuvieran caminos que señalar. Desató sus piernas para que junto a las suyas abrieran paso entre los caminos aun algo vírgenes. Pasaron las manos entre los matorrales apagados por el frío invierno. Se detuvo y desojó una margarita rezagada sin importarle el significado del último pétalo. Estaba segura, cada vez más.  Sus ojos, los abrió intensamente para que se toparan con los suyos y ondeó el pelo al viento para que pudiera oler su champú. Despertaba, despertaban sus sentidos.

Un placer el haber conocido la intimidad al descubierto.Intercambiaron papeles para no perder la ilusión y amor pactados inventando a su vez un juego de maestros. Maestro él y alumna ella,maestra ella y alumno él siguieron compaginándose y advertiéndose de los riesgos que conllevaría la materia escogida. Así pasaron días, meses, años.

Grietas. Los caminos fueron agrietándose. “¿Qué ocurre?” -Pensaron. “Puede que sea la sequía del periodo estival, echemos agua”. Pero no, los vacíos que quedaban tras las grietas evidenciaban que no era pòr falta de agua”. No eran tiempos de caminar juntos, demasiado peso para caminos intransitados desde hacía tiempo.

-Sigue el camino tú. Descubrirás la libertad de estar sola, no temas. Ahora son tiempos de autoevaluarse y dejarse llevar.

-¿Y por quién me dejo llevar?

– Por la brisa que nos envolvió. La misma que ahora nos separa.

 

Espejito, espejito.

•julio 14, 2011 • Dejar un comentario

“Sientate aquí, en frente. No digas nada, tan solo préstame tu atención algo inquietante a veces”.

Entonces  le miró con ojos de incertidumbre, confiando en sus palabras.

Esta fue una de tantas veces que le demostró su compostura y agilidad de pensamiento. Siente cada minuto como si fuera el último e intenta no pasar desapercibido. Recoge, innova, siembra. Aporta disintividad a lo cotidiano fijándose, también él, en todas las pequeñas cosas. Los pelos siempre de punta.

Quizás con pequeños cambios coyunturales que le hacen capaz de asentarse y madurar, de encontrar su verdadero sitio. Sin perder la esencia,el aroma, dejando rastro, dejando huellas. ¿Preguntas? Responde. ¿Hablas? Escucha. ¿Sientes? Empatiza. ¿Ríes? Te devuleve la sonrisa.

Tiene ganas de realizar y focalizar todo lo realizable. Y esque no da nada por perdido.  “No digas no puedo, es mejor hacerlo mal a no hacer nada”. Se deja guiar porque está segura de que hay pocos guías con tantas ansias de vivir…

Y esque una vez el espejo, en el que frecuentemente solía mirarse, fiel a sus horarios matutinos ( aunque está acostumbrado a atender las 24h del día),
le dijo: dedicame una entrada.

-“Espejito, espejito admiro tu transparencia.”